Para que nos puede servir un data logger

No Comments Sin categoría

La principal función de un data logger es almacenar datos. A la hora de hablar de estos aparatos conviene saber que no se hace referencia a un solo dispositivo, si que hay muchos que se pueden considerar como tales. Buenos ejemplos de ello son los aparatos de comunicación en serie que usa un PC para comunicarse o las tablillas enchufables.

Por lo general, son aparatos pequeños, que funcionan a pilas y que constan de un microprocesador y memoria para almacenar los datos.

La definición más extendida, la que dan los expertos, indican que un data logger es una práctica herramienta que puede recibir determinados tipos de señales eléctricas y realizará una determinada acción en base a la misma. Y no sólo eso, si no que también tiene capacidad para registrar esta información en una memoria. Cuando queramos podamos descargar los datos para visualizarlos.

Usos más habituales de un data logger

data-logger-compressor

Los data logger se pueden utilizar para diferentes aplicaciones: por ejemplo, para realizar mediciones muy específicas en un ambiente o aplicaciones más particulares. La gran mayoría son programables (data logger son un precio algo más elevado), aunque hay otros que actúan más bien cómo máquinas estáticas con un limitado número de parámetros.

Una de las principales ventajas de usar data loggers es que pueden recopilar los datos en todo momento, las 24 horas del día, durante los 365 días del año.

Lo más habitual es, una vez activados, dejarlos sin vigilancia para que se registre la información durante el periodo deseado. Es decir, que funcionan de manera automatizada. De esta manera, el responsable tan sólo tendrá que recoger los datos y estudiarlos con detenimiento.

Se pueden utilizar para medir condiciones ambientales de forma precisa, cómo puede ser la humedad relativa o la temperatura del aire.

Debido a su practicidad, el precio de los data logger se ha ido reduciendo con el paso de estos últimos años. La tecnología ha evolucionado al mismo tiempo, lo que también ha permitido que se reduzcan los costes.

Los data logger de un solo canal puede costar unos 25€. Sin embargo, si se busca un modelo más preciso y con un mayor número de funciones, el precio se puede llegar a disparar a cientos, incluso hasta miles de euros.

Ejemplos de uso de un data logger

data-logger-2-compressor

Control de mediciones en una estación meteorológica: Temperatura, dirección de viento y velocidad, humedad del entorno y del suelo, incidencia de la luz solar.

-Registro hidrológico: Medición del caudal, nivel, PH o conductividad del agua.

-Caja negra: Las cajas negras de los aviones son en realidad key logger, capaces de medir muchas variables durante el vuelo.

-Control de fauna salvaje (investigación): Seguimiento de aves, torturas, mamíferos…

-Control de calidad: Control de temperatura y otras variables para el transporte seguro de alimentos o medicamentos perecederos.

-Control de tránsito: Velocidad, altura de los vehículos, cantidad, peso de cada eje.

-Otros: Controlador de motor de vehículos, acelerómetros para controlar la altura de una caída, monitorización de boyas marinas para el registro meteorológico, consumo de red eléctrico de industrias…

Cómo puedes ver, un Data Logger es una herramienta muy práctica que ayuda a controlar y almacenar un sinfín de variables.